fbpx
%d item0,00

No hay productos en el carrito.

Interacciones del lector

Comentarios

  1. Catyqg dice

    Qué incesante Antonio todo lo que comentas. Ayer llegué a una conclsión similar, la forma en la que añadí el agua para el té, dió un resultado diferente, hojas más abiertas y sensaciones diferentes. Leyendo tu experiencia, veo que no iba desencaminada, la forma en la que se maneja el agua tiene mucha influencia.

    • Antonio Egea dice

      Muchas gracias por comentar, Caty. Sí, en la primera infusión las hojas en mi gaiwan quedaban constantemente más cerradas. Así para correguirlo, en mi segunda infusión debía decantar el agua con más fuerza y compensar.
      Sobre todo me quedé en que hay que echar el agua en la forma que creemos que dará el mejor resultado. Cuando las hojas ya están abiertas podemos echar el agua de forma más lenta y desde menor altura. Cuando queremos que se abran la altura (fuerza) y el caudal deben ser mayores. No todo es el tipo de agua y el tipo de té, la técnica da mucho juego, ¡muy interesante!

      • Catyqg dice

        Pienso que sí, que la técnica en el sentido de cómo comunicarse con el té es un largo camino, gracias por la explicación, voy a centrarme en ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *